PREVENCIÓN, ASESORAMIENTO Y DEFENSA DEL CONSUMIDOR

Email
padec@padec.org.ar

Anexo - Publicidad Engañosa

PUBLICIDAD ENGAÑOSA

Carrefour no cumplió con el compromiso
La Justicia falla a favor de un usuario

Usuarios por derecho propio
En marzo del 2002, ante la oferta publicitaria de la cadena de supermercados Carrefour Compromiso Público El precio más bajo o le devolvemos 10 veces la diferencia Darío Hernández compró ciertos productos en la sucursal de Vicente López, pero también en el supermercado Coto donde había advertido precios más bajos en los productos que solía adquirir.

Quiso reclamar la devolución de los montos de acuerdo a la oferta pública de Carrefour. Pero lo mandaron de sucursal en sucursal por reglas internas y por los propios compromisos de cada local. A ello se sumó las discusiones entre lo que Carrefour consideraba que comprendía el rubro alimenticio.

Cansado ya del rechazo y las negativas el usuario realizó su reclamo formal enviando una carta documento a la empresa e inició la denuncia ante las oficinas públicas de Defensa del Consumidor de la Provincia de Buenos Aires, en La Plata.

Allí resolvieron a favor del consumidor, pero la empresa apeló la resolución del organismo público que ordenaba la devolución de las sumas correspondientes e imponía una multa a la empresa.

El supermercado hasta ahora no pagó la multa. Pero también es importante señalar que las multas que imponen los organismos públicos de defensa del consumidor no son coparticipadas con los consumidores, sino que va en su totalidad para el Estado, eso cuando las pagan.

Ante ello Darío como profesional abogado se vio en la necesidad de iniciar un reclamo judicial al advertir estas irregularidades que no fueron reparadas en las instancias administrativas, y entonces poder hacer valer sus derechos como consumidor frente a los abusos por parte de Carrefour.

La Justicia falló a favor
En diciembre del 2006 la Justicia en lo Comercial falló en primera instancia a favor del usuario, condenando a Carrefour Argentina S.A. a la devolución de $124,30 que surge de las diferencias entre los productos comprados por diez (tal como rezaba la oferta) con más los intereses correspondientes, y además cuatro mil pesos en concepto de daño moral que apenas alcanzan para cubrir los gastos de todos estos trámites y el deambular desde hace casi cinco años hasta finalmente poder hacer valer los derechos de los consumidores.
La sentencia en ese sentido afirma que El resarcimiento por daño moral esta dirigido a compensar los padecimientos, molestias, angustias sufridas por la víctima, máxime desde el plano espiritual.

Persuadir al consumidor
En el fallo el juez Fernando Saravia a cargo del Juzgado Nº 20 Secretaría Nº 40, haciendo referencia al art. 42 de la Constitución Nacional como también a la ley de Defensa del Consumidor 24.240 realiza un interesante análisis acerca de las ofertas publicitarias y define la publicidad como toda forma de comunicación realizada por una persona física o jurídica, pública o privada en el marco de una actividad comercial, industrial artesanal o profesional con el fin de promocionar de forma directa o indirecta la contratación de bienes o servicios que tiende básicamente a persuadir sobre la conveniencia de la adquisición.

También afirma la sentencia que el compromiso tenía como objetivo la captación de clientes, los que concurrirían a la cadena de supermercados Carrefour atraídos por la seguridad de que allí encontrarían los precios más convenientes.

Es importante recordar, tal como lo hace el juez que Todos y cada uno de los términos de la publicidad y oferta, obligan y forman parte del contrato de consumo.

More in this category:
Colombia »