PREVENCIÓN, ASESORAMIENTO Y DEFENSA DEL CONSUMIDOR

Email
padec@padec.org.ar

Usted está aquí:Inicio >Consejos al Consumidor >¡ALERTA!- LADRONES A LA PESCA- Antecedente a favor de la víctima estafada en el Banco Ciudad.

¡ALERTA!- LADRONES A LA PESCA- Antecedente a favor de la víctima estafada en el Banco Ciudad.

Existe un término informático que se denomina “phishing” y hace referencia a delitos relacionados con estafas cibernéticas. El “Phishing” se centra en obtener información engañando a su víctima, los delincuentes están "a la pesca" ya sea para el robo de contraseñas de tarjetas de crédito, correo electrónico, hackeo de cuentas, etc. El caso de una docente estafada asienta un precedente a favor de las víctimas de este tipo de ardid.


El 8 de diciembre de 2008 (feriado) una docente intentó retirar dinero de su cuenta sueldo abierta en el banco de la Ciudad de Buenos Aires. Cuando solicitó extraer dinero utilizando la tarjeta “Moderban” (propiciada por el banco para tal fin) ésta quedó trabada en el cajero automático sin darle el dinero solicitado. La señora sin saber que hacer fue “asistida” por un sujeto que dijo que podía ayudarla si marcaba su clave PIN y una serie de teclas en el cajero; como no pudo recuperar la tarjeta la víctima salió del banco y se dirigió a un locutorio cercano y llamó al Banco Ciudad para avisar sobre lo que había ocurrido. Al día siguiente notó que se habían realizado extracciones y transferencias de dinero de su cuenta. Ante esta situación, la maestra decidió radicar una denuncia policial y presentó sus quejas a la entidad bancaria.


Dado que el banco Ciudad hizo caso omiso a sus reclamos, la clienta formuló una denuncia ante la Dirección de Defensa del Consumidor del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en virtud de la cual citaron dos veces al banco quien no le dio ninguna respuesta.


La maestra inició una demanda por daño moral, material y punitivo como víctima de un phisher o estafador informático. El informe técnico del banco ratificó la estafa a través de un “pescador”, pero señaló que las medidas de seguridad estaban dadas y que la clienta  fue la que dio su PIN a un extraño retirándose del cajero y actuando negligentemente. Ante esto la jueza María José Gigy Traynor señaló que la responsabilidad de los sucedido no puede ser exclusivamente adjudicada a la víctima de la estafa, ya que el banco incumplió con el deber de seguridad para con su cliente en cuanto al resguardo de los fondos y del sistema de utilización de cajeros automáticos (servicio de operaciones electrónicas que el mismo banco provee).

Sin embargo, la jueza también remarcó que el Banco Ciudad fue víctima de “phishing” al ver vulnerada su seguridad, por lo tanto se desestimó el daño punitivo reconociendo solo el daño material y moral a favor de la clienta estafada.


Por: Mariana Kozodij