PREVENCIÓN, ASESORAMIENTO Y DEFENSA DEL CONSUMIDOR

Email
padec@padec.org.ar

Usted está aquí:Inicio >Consejos al Consumidor >Todo lo que siempre quiso saber sobre tarjetas de crédito y nunca se animó a preguntar.

Todo lo que siempre quiso saber sobre tarjetas de crédito y nunca se animó a preguntar.

Está asentada la idea de que cuando uno firma un contrato bancario por el que abre una cuenta y adquiere una tarjeta de crédito es responsable de asumir  todas las obligaciones que determine el banco. Pero hay que tener en cuenta que existe un marco jurídico que debe ser cumplido por los bancos y que muchas veces no es respetado,  en detrimento del cliente.


En el momento en que el empleado del banco nos trae una carpeta repleta de papeles para firmar con el objetivo de acceder a una cuenta y su “paquete de servicios” ocurre que nos dicen “firme aquí, aquí y aquí”- Incluso muchas veces podemos llegar a escuchar en boca del bancario “el resto de los datos los completo yo”. El cliente con ánimos de adquirir el o los servicios accede y firma “casi” sin leer - e incluso “sin leer nada de nada”.


Ahora bien, es cierto que uno debe ser responsable con aquello con lo que se compromete. Pero también es cierto que las empresas (los bancos) no están habilitadas para escribir cualquier cosa en los contratos.


La ley de Defensa del Consumidor en su artículo 37 da cuenta de la cláusulas que pueden ser declaradas por los jueces como no válidas o “no convenidas”.


Siguiendo el análisis de la Dra. Isabel Novosad presentamos ejemplos de cláusulas abusivas que suelen aparecer en los contratos de tarjetas de crédito.


1-  “Todos los pagos que efectúe el CLIENTE con destino a la cancelación de sus obligaciones, se imputarán a intereses punitorios, compensatorios, gastos, primas, impuestos y capital en ese orden. ( …) El CLIENTE da el derecho a determinar la imputación al BANCO, aún cuando sea de la forma más gravosa al deudor”.


En este tipo de cláusula el BANCO altera el principio de la ley de defensa del consumidor que establece que en caso de duda siempre se estará a favor del consumidor (cliente).


2- ”En ningún caso la posesión de una constancia de pago emitida por el BANCO implicará reconocimiento de pagos de vencimientos anteriores ( ..) quedando el BANCO irrevocablemente facultado a revertir sin previo aviso las acreditaciones que se hubieran producido”.


Hay que preguntarse - ¿qué otra utilidad podría tener un recibo o una carta de pago que no sea la de ser un reconocimiento de pago?


3- ”La mora del CLIENTE se producirá automáticamente por el sólo hecho del incumplimiento. La mora producirá, sin necesidad de manifestación alguna por parte del Banco, la caducidad de los plazos pendientes y la exigibilidad inmediata del pago del saldo adeudado”.


Frente a esta última cláusula podemos decir que la mora automática introducida en el artículo 509 del código Civil por la Ley 17.711 debe ser considerada en base a que muchos deudores del sistema financiero no son responsables de la falta de pago precisamente por su acción personal  e individual. (Como ocurrió con el colapso bancario y el “corralito” en el año 2001)


Redacción:




Mariana Kozodij