PREVENCIÓN, ASESORAMIENTO Y DEFENSA DEL CONSUMIDOR

Email
padec@padec.org.ar

En busca del tesoro perdido: “el trato digno hacia los consumidores”

ficcionblog.com ficcionblog.com

A mediados de Octubre se debatió en la comisión de Defensa de Consumidores y Usuarios de la Legislatura porteña un proyecto conocido como recuperación del “trato digno hacia los consumidores” (Ley 2369), que intenta tipificar los abusos que no se hayan reglamentados.

Juana, una administrativa que trabaja en el microcentro nos cuenta: “Recuerdo, hace ya unos cuantos años,cuando estaba pagando impuestos en la casa central del Banco Provincia, y hacía 45 minutos que la cola no se movía. Nadie daba explicaciones, el mal humor se incrementaba. Hasta que un jubilado empezó a aplaudir y todos se unieron haciendo una asentada en la fila. Los empleados del banco empezaron a gritar que no correspondía que iban a llamar a la policía. Finalmente ante la perseverancia en el aplauso de los que hacían la cola, terminaron por abrir más cajas. Igual nunca nos dieron una explicación ante el reclamo”.

La historia de Juana es un ejemplo de esos pequeños momentos cotidianos que hacen que los consumidores sientan como su paciencia llega a límites insospechados: la espera y el reclamo se complotan para hacernos pensar que “pareciera que el cliente no siempre tiene la razón”. Un nuevo proyecto de la legislatura porteña busca recuperar el “trato digno”,  aún cuando la Constitución Nacional (en su artículo 42) y la Ley 24.240 ya indican la obligatoriedad de un trato equitativo y respetuoso hacia los usuarios.  Este nuevo proyecto intenta aplicar nuevos límites y multas. Por ejemplo establecer el límite para aguardar en una fila- ya sea bancaria, como en los supermercados- O tener que esperar más de 90 minutos para ser atendidos;  aunque el lugar tenga asientos.

Otro de los grandes abusos es el que respecta a los llamados telefónicos a la hora de realizar algún reclamo. Ya sea que muchas veces es imposible conectarse con “una voz humana” del otro lado, y nos vemos perdidos en el laberinto de opción 1, 2, 3, 4… 9, 10 y cuando pareciera que logramos llegar a donde queremos se corta la comunicación y desgraciadamente hay que volver a empezar.  Y sin contar que muchas veces nos dejan esperando y cuando se corta, hay que volver a llamar y contar desde cero todo lo que le acabamos de contar a un tal “empleado X” que resulta que su compañero no conoce como sucede muchas veces en los “call centers”.

Ante la pregunta sobre como puede corroborarse que una persona padeció “trato indigno” por parte de una empresa privada u organismo público (estos últimos suelen ser paradigmáticos en la falta de calidad en la atención)   se establece que los atropellos estarán penados con multas económicas establecidas en las leyes nacionales de Defensa del Consumidor (24.240) y Lealtad Comercial (22.802). Para realizar la denuncia el afectado deberá presentarse ante un  organismo de control (queda ver como y quien implementará dicho organismo) y en caso de ser necesario presentar alguna prueba o testigo.

La clave no es sólo recuperar el trato digno hacia el consumidor, sino ante las personas en una sociedad que se jacta de ser civilizada, aunque muchas veces no lo parece.


Por: Mariana Kozodij